MIRANDO A PORTUGAL

Me he criado en un pueblo precioso fronterizo con Portugal, Aldeadávila de la Ribera, en las Arribes del Duero, si no lo conocéis no sé que hacéis que aún no hayáis visitado semejante maravilla de la naturaleza. Desde siempre hemos tenido una relación de hermandad, para nosotros Portugal es el pueblo de al lado, al que vamos a comprar, a tomar una cerveza Sagres,  o incluso a veces estabas en otro Estado y no te habías dado cuenta. Compartimos mucho entre ambos lados del río. De hecho compartimos desde hace años entre los pueblos de las Arribes hasta un Parque Natural.

Un Parque Natural entre dos países, sólo divididos por el Duero con unas maravillosas vistas. Desde pequeño desde mi habitación miro el horizonte y veo Portugal. Por supuesto diré que es un país donde nunca me he sentido extranjero. Pero cuando vuelvo a Madrid veo que el desconocimiento que hay sobre Portugal es enorme, Mourinho, Figo, Futre, Cristiano Ronaldo,algún que otro típico, y en ocasiones una mirada de superioridad ante la sociedad más parecida a la nuestra en todos los aspectos, y poco más. Muchas veces no vemos cómo en el ámbito político Portugal desde hace años suele ser el niño aventajado de la Península Ibérica.
image

No es sólo casualidad, que mientras en España el dictador Fascista murió en la cama, en Portugal fueron los propios cimientos del régimen los que derribaron la dictadura. Ese 25 de abril de la Revolução dos Cravos en la que O povo é quem mais ordena, nos dieron una lección de transición democrática y crearon un cambio hacia una República que superó la barbarie fascista del  Estado Novo, alumbrando una constitución tan progresista que desde algunos sectores de España tan sólo podíamos soñar.

El  pasado domingo  4 de octubre se celebraron eleições con el objetivo de elegir a los 230 diputados de la Assembleia da República. Portugal con el  alumno más aplicado y aventajado de la troika Passos Coelho, ese repelente niño Vicente en las clases de austeridad y recortes, se presentaba ante la reválida, en una lista con toda la derecha que conformaba el gobierno unida en coalición.

Portugal à Frente la coalición de derechas con Pedro Passos Coelho, líder  del  Partido Social Demócrata, sí en Portugal tienen las cosas claras y los socialdemócratas son de derechas. Y Paulo Portas , líder del Centro Democrático Social-Partido Popular, un partido equivalente al Partido Popular español, de una derecha rancia. Se presentaban juntos desde el gobierno y obtuvo un resultado de 1.993.921 votos, correspondiéndoles 102 escaños, a los que habría que sumar los 81.054 que correspondían 5 escaños, cuando el PSD se presentaba en solitario.Para que coaligar donde no existe el CDS-PP… Una suma de derechas austericidas que fue la fuerza más votada, pero insuficiente para poder formar gobierno. Si era la reválida a sus políticas, no aprobó.

El El Partido Socialista con António Costa de candidato, al que conocía su política transformadora de izquierdas, por lo tanto que aludía Antonio Miguel Carmona en su campaña  electoral municipal, del que decía que era uno de los espejos en los que se miraba, viendo la transformación social que había hecho en Lisboa como alcalde. Los socialista obtuvieron 1.747.685 votos que correspondieron a 86 diputados, una subida de los socialistas respecto a los anteriores comicios de 4.3 puntos y 12 escaños más, pero también lejos de su objetivo de ser la primera fuerza política lusa.
Quizá tuvo mucho que ver ese resultado al tener al anterior primer ministro socialista José Sócrates envuelto en casos de corrupción y fraude fiscal, habiendo estado ya entre rejas y estar a disposición judicial. Está claro que cuando los socialistas tienen casos de corrupción, no obtienen el resultado electoral que esperan, que tomen nota los socialistas de aquí.

O Bloco de Esquerda con la carismática Catarina Martins en cabeza, un partido  que aunque algunos quieran ver similitudes, no tiene nada que ver con Podemos, puesto que es la suma de varios partidos de izquierda que se unieron en torno a un proyecto claramente marxista y revolucionario en al año 1999. Obtuvo un magnífico resultado, la clara vencedora de las elecciones con 550 892 votos  y 19 diputados. Por primera vez en su historia han sido la tercera fuerza política más  que doblando sus anteriores 8 diputados.

La Coligação Democrática Unitária formada por el histórico Partido Comunista Português y  el Partido Ecologista Os Verdes con 445.980 votos,  y sólo un diputado más que lo que tenía. Con un programa contrario a Europa y por la salida del Euro y un discurso cargado de ataques a los socialistas Y completaba el parlamento  el partido animalista Pessoas-Animais-Natureza  que con 74.656 obtuvo un diputado por Lisboa.

Unas elecciones con una baja participación, de hecho descendió la participación 3.8% respecto a los comicios anteriores y tan sólo un 55.86% de participación. U pueblo que había sufrido mucho durante estos últimos años no tenía mucha ilusión por estos comicios.

Es clarísima la dicotomía entre el norte y el sur en Portugal. Siendo el Tajo, una gran frontera también ideológica, una derecha fuertemente arraigada en el norte, y una izquierda con mejores resultados según nos encaminamos hacia el Sur.
image

Eleições_legislativas_2015_PS-Coligação

Cumpliendo el expediente, sin ningún entusiasmo informativo,por compromiso, los medios de comunicación españoles despacharon las recientes elecciones generales en Portugal con escasas líneas en las que daban prácticamente por cerrado el proceso de formación de Gobierno en favor de la Derecha,con muy poca atención y de tapadillo.En algunos casos desde el desconocimiento y haciendo unas equiparaciones tendenciosas a una victoria de las políticas del gobierno portugués.

El mensaje era fijar la idea del triunfo de la coalición PSD-CDS-PP había refrendado la política de austeridad del actual Gobierno, bajo el imperativo de la troika. Últimamente solemos mirar más lo que ocurre en otros países como Grecia o Venezuela, que a nuestro  vecino compañero. Es incomprensible el desinterés hacia un país que históricamente ha ido un paso por delante en el camino de los cambios políticos respecto a España.

Nos encontrábamos con la noticia que se iba fraguando desde hace días António Costa, asegura estar en condiciones de gobernar con el apoyo de los comunistas y el Bloco de Esquerda, una alianza inédita en la democracia portuguesa. Costa presentó al presidente de derechas Aníbal Cavaco Silva una propuesta de tripartito que “expresa la voluntad de los portugueses” y garantiza la estabilidad parlamentaria. Por primera vez un candidato que no ha sido la fuerza más votada presenta su candidatura al Presidente de la República.

Pero ahora el Presidente de la República ha propuesto a Passos Coelho, que son del mismo partido, formar gobierno. Un uso partidista de las instituciones. Y la izquierda debe plantearse presentarle una moción de censura  o reprobar ese gobierno para conformar el alternativo.

El desalojo de la colación gobernante conservadora, los comunistas portugueses tiene que estar con Antonio Costa, superando así una confrontación que tiene su raíz en los tiempos de la Revolución de los Claveles, personificada en Mario Soares y Alvaro Cunhal. Los tres partidos de la izquierda han de ser firmes.

Históricamente en Portugal la izquierda ha estado muy dividida y confrontada entre sí, quizá o bloco ha hecho que esa guerra interna entre las dos izquierdas sea superada. Una confrontación que contribuye mucho que en Portugal los partidos tienen mucho más contenido ideológico que aquí, y que ambos bloques de la izquierda capitalizan cualquier tipo de movimiento social. Es una oportunidad histórica para levantar el secuestro que tenían sometido  a la unidad de la izquierda, sin perjuicio de las diversidades y evidentes diferencias e identidades, de las izquierdas en Portugal. Nos han demostrado una vez más que siempre van un paso por delante y que debemos mirar nuestro horizonte, y aprender de ellos.

Nos han enseñado que cuando la izquierda está dividida es la derecha quien gana las elecciones, que despreciar la unidad de la izquierda con actitudes muy etnocéntricas, no suma y facilita políticas austericidas. Que para las formaciones de izquierdas hay que centrar nuestra crítica en la derecha. A parte, no es creíble mentir reiteradamente con la cantinela de la gran coalición, cuando están condenados a entenderse las izquierdas y tras la elecciones luego se pacta. Y como ha demostrado Costa, con la derecha NO SE PACTA.

El Partido Socialista tiene que ser valiente, hablar con todos los partidos y tener claro que  si quiere gobernar va a tener que apoyarse en otras fuerzas de izquierdas, y en ningún caso coaligarse con la derecha. Siempre es mejor buscar lo que nos une que lo que nos separa, y que es más fácil tender puentes que construir barreras. Porque al final es la ciudadanía quién sufre esta crisis y quién necesita del entendimiento de las fuerzas políticas que quieren transformar la sociedad.

Salvando las distancias, dado que en Portugal, no hay ningún tipo de nacionalismo ni secesionismo y eso influye en la política. De hecho la única lengua cooficial en la República portuguesa es el mirandés, la lengua de las Arribes del Duero.
Siempre son pioneros los portugueses. ¿Tendremos en España un gobierno de coalición de izquierdas, presidido por el líder de la candidatura no más votada?¿Serán nuestra vanguardia una vez más?
¿Miraremos a Portugal y aprenderemos de ellos?
image

UN NUEVO TABLERO DE JUEGO POLÍTICO

“Las ideas dominantes no son otra cosa que la expresión ideal de las relaciones materiales dominantes, las mismas relaciones dominantes concebidas como ideas.” – (Marx- Engels. La ideología alemana)

Ya ha pasado la resaca electoral, Para algunos su resaca ha sido más larga que las de otros, unos porque han celebrado unos resultados que no esperaban y otros para ahogar las penas más de la cuenta.

Lo que ha quedado patente, vistos los resultados electorales es que el mapa político ha cambiado, y que en muchos casos se ha dado la vuelta como se le da a un calcetín. No obstante, lo que ha quedado más claro que el agua de Solares, es que el tablero del juego político ahora es totalmente diferente, es como dejar de jugar a la oca para empezar a jugar al parchís, en esos clásicos tableros de juego que se les da la vuelta y cambias de juego, típicos de los todo a 100.

Nos encontrábamos antes del domingo electoral, con unas encuestas que marcaban tendencias electorales, y otras que querían influir con su publicación en el resultado. Se vislumbraba un cambio en el tablero político, con la aparición de nuevas fuerzas políticas que por primera vez iban a tener representación en los parlamentos autonómicos, el aumento de la pluralidad de partidos, formaciones y coaliciones en las instituciones. Ahora la política es plural, hay de todo, y para gustos los colores.

Véase como ejemplo el Ayuntamiento de Barcelona en el que han resultado electas con representación en el pleno municipal 7 candidaturas, pero la mayoría de dichas candidaturas son fruto de coaliciones de partidos y formaciones políticas, lo que es ya rizar el rizo.

Quizá seamos una sociedad mucho más heterogénea de lo que a priori pensábamos, quizá como algunos vaticinan es el momento de vivir una segunda transición, quizá sea el tiempo de cambiar la forma de entender la política.. Lo que parece evidente es que una sociedad mucho más diversa es representada en esta democracia representativa con más diversidad y pluralidad en sus instituciones.

Vemos como muchas de esas nuevas formaciones políticas han optado por un marketing electoral con una carga muy escasa de ideología, muchas de ellas esconden el nombre de su partido con eslóganes políticos como es el caso del fenómeno que representa Podemos, simplemente es la copia barata al castellano del eslogan de Barack Obama “Yes We Can”. -Me pregunto si algún día pagarán el copyright con un crowfunding; o Ciudadanos, que es la evidencia al máximo, dado que en un sistema democrático todos y todas somos ciudadanos, -Podían haber optado por llamarse “Personas” o “Seres Humanos” no fuésemos a pensar que viene de otro planeta.

Formaciones emergentes, que en el nombre de su formación no llevan ningún contenido ideológico, que no hacen pública su ideología o que premeditadamente intentan esconderla o cambiarla según el momento.

Hemos llegado a escuchar que no son “ni de izquierdas ni de derechas” cuando como todo el mundo sabe ante la víctima y el verdugo sólo puedes estar del lado de uno; que ante la injusticia , estás a favor del que la sufre o del que la propicia; ante la opresión estás con el oprimido o con el opresor; cuando el poderoso ataca al débil , en política, defiendes a uno o a otro, o eres de izquierda o de derecha, que no nos engañen.

Ahora vamos a poder jugar a ese mítico juego del “Quién es Quién” y descubriremos que posición toma cada uno en el debate democrático.

La política es la herramienta útil que tiene la ciudadanía para intentar construir una sociedad que considera mejor a la existente. Por tanto, se utiliza para canalizar la insatisfacción de la ciudadanía frente al mundo que les rodea. Pero siempre tiene que ir orientada hacia un fin , una posición teleológica, un para qué se hacen las diferentes políticas y porqué se hacen.

Todo partido u organización política tiene un fin, un modelo de sociedad hacia el cuál dirigir su acción política. Todo en política es ideología, puesto que es el arte de hacer que las ideas se hagan realidad, toda acción política está realizada desde una perspectiva ideológica.

Por ejemplo, en políticas educativas cuando el gobierno del Partido Popular en Madrid se ha dedicado a favorecer la enseñanza concertada y privada, es porque ven el sistema educativo como un negocio, consideran la educación desde una perspectiva neoliberal y conservadora, en la cual sólo se debe tener acceso a ella en función de criterios económicos y al servicio del mercado, como se ve claramente con la subidas de las tasas de matriculación universitaria, para que sólo los más pudientes puedan tener acceso a una educación superior. Mientras que los diferentes gobiernos del Partido Socialista Obrero Español han aumentado el número de becas, favorecido el acceso a una educación con equidad , construyendo una educación pública de calidad, lo hace porque tiene una concepción de izquierda del sistema educativo, como elemento de redistribución de la riqueza y liberador de las personas más desfavorecidas. Sólo la educación pública es garante de la igualdad porque no está regida por la lógica capitalista de la búsqueda del máximo beneficio económico sino por el interés social en favor de la autorrealización personal y como elemento de acceso de los menos pudientes a una titulación superior como opción de desarrollo personal anteriormente vetado. Abriendo más oportunidades para todos y todas se consigue trasformar la sociedad.

Toda decisión y toda acción política está motivada por la ideología que representa cada partido político, porque, básicamente, son grupos de persona que se unen en torno a una convicción para construir su modelo de sociedad. Se llaman así porque toman partido en favor de unas ideas para llevarlas a cabo.

La acción política no tiene nada que ver con la gestión de una empresa privada, los políticos no son gestores de recursos públicos, dado que su gestión interviene en la sociedad y desarrolla cambios profundos en la vida de las personas de dicha comunidad humana y se sustenta en valores.

El verdadero quid de la cuestión del nuevo tablero de juego político, es que dicha pluralidad tiene que representar una pluralidad de ideologías políticas en las instituciones, que para poder llegar a acuerdos entre las diferentes opciones tienen que retomar con más fuerza sus ideologías, para así pues, desde su posición y su carga ideológica llegar a puntos de conexión, de encuentro , de diálogo y de consenso.

Si los partidos políticos carecen de ideología , carecen de su razón de ser, si nos esconden el modelo de sociedad que quieren construir , corren el riesgo de convertirse en meras opciones comerciales, como elegir entre PEPSI o COCACOLA, bueno… Coca-cola hasta que no cumpla la sentencia seguirá con el boikot de los que defienden a los trabajadores.

Podemos ver como los resultados electorales nos han dado una nueva situación con cuatro partidos con representación en todo el territorio estatal. Con un Partido Popular que va a representar , lo que ha sido siempre , un partido muy de derechas, y lo peor de la vieja política, alejada de la realidad, Un Partido Socialista, que tiene que estar a la altura de la ideología que representa, y teniendo en cuenta que ya no es la única opción fuerte dentro de la izquierda, debe hacerlo con más dedicación que nunca, Izquierda Unida que si quiere seguir existiendo en este sistema tiene que reafirmarse en su opción y espacio político. Y dos partidos emergentes, las formaciones de Albert Rivera y la de Pablo Iglesias. Que nos van a tener que demostrar cual es sun fin, qué son , qué son capaces de hacer y qué representan. Porque todos estamos expectantes, los que nunca han hecho nada y han criticado todo lo que se ha hecho , ¿Qué es lo que van a hacer?

Dicen que “por sus hechos los conocerán” queremos ver si Ciudadanos en la Comunidad de Madrid facilita el gobierno al PP, un partido que lleva muchísimos años en el poder y que ha demostrado su afán privatizador, antidemocrático y poco transparente, o si son firmes en lo que dicen defender y son tan demócratas de favorecer la alternancia y la transparencia democrática, que son pilares esenciales de un sistema democrático y posibilitan una alternativa social de los partidos de izquierda con Gabilondo como Presidente. O Si Podemos va a posibilitar gobiernos de la izquierda plural si es capaz de transformar en propuestas todas sus críticas, si su discurso contra todo, no le impide llegar a acuerdos y construir políticas que transformen la sociedad.

Si no se cargan o recargan de contenido todos los partidos políticos, corren el riesgo de que la política caiga en un nihilismo vacuo, donde todo vale, con una ausencia total de valores, una política que no es política, que es pura mercadotecnia política, que sólo busca llegar al poder.

Y esta sociedad, que tanto está sufriendo , que tantas injusticias soporta, no puede permitirse ni un descrédito de la política más, ni una sola desilusión más, porque es tiempo de un cambio necesariamente a mejor.

Se nos ha brindado la oportunidad de plasmar en las instituciones verdaderamente el artículo 6º de la Constitución Española, ese que dice “Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política

Es el momento de estar a la altura de las circunstancias y que dicha pluralidad , genere un debate con auténtico contenido político , que los diferentes partidos políticos no escondan su ideología y desarrollen su praxis política en las instituciones con su ideología por delante. Que enriquezcan el debate y representen a la sociedad plural y diversa que les ha elegido, que sean opciones contrastables y nítidamente diferenciables. Que nos demuestren cuál es su razón de ser y cuáles son sus Utopías. Porque quien niega la ideología y la utopía está perdido, no tiene rumbo y está a la deriva.

La negación de la importancia y trascendencia de la Utopía proviene de la defensa a ultranza de un malentendido positivismo. Negar la Utopía significa negar la realidad. Una realidad existente, como el hecho que fueron los movimientos pacifistas los que tuvieron más que ver en la crisis de los valores militaristas; los movimientos feministas quienes “tocaron” sensiblemente los pilares de la cultura dominante machista y patriarcal; el ecologismo quién ha conseguido una sensibilización y simpatía social que ha forzado a los gobiernos a legislar al respecto; y sobre todo, los movimientos obreros que avanzaron decisivamente en las conquistas sociales que poco tiempo antes se consideraban utopías, como la reducción de la jornada laboral, las vacaciones pagadas, las prestaciones por desempleo, la enseñanza y sanidad públicas, las pensiones de jubilación, y un largo etcétera de Utopías superadas que no fueron desterradas.

Una sociedad sin Utopía y sin Ideología es una sociedad insensible que está satisfecha con la realidad, conformista, sin espíritu de superación, sin ánimo de perfeccionamiento, una sociedad conservadora e inhumana.

Actualmente vivimos una situación en el que la crisis y las políticas neoliberales han generado un grave sufrimiento humano en muchas personas de nuestra sociedad. La ciudadanía merece que se humanice la política, que se den respuestas a sus problemas y que se democratice más la sociedad. Hay que volver a situar a la ciudadanía en el centro de la vida política. Y acabar con la mercantilización del ser humano , dado que detrás de cada cifra hay vidas de personas con nombre y apellidos que intentan vivir dignamente.

Esta diversidad nos tiene que llevar hacia una democracia más moderna y más participativa, pero sobretodo más Política , con más contenido y con más ideología; para poder contrastar las diferentes opciones y sobretodo para poder avanzar , desarrollar y construir una sociedad mejor que la actual, una sociedad de ciudadanos y ciudadanas con más libertad, más igualdad, más justicia social, más solidaridad, y sobretodo con más DEMOCRACIA.